Publicado el

La relación entre las defensas y una buena salud intestinal

En el dominio de la nutrición, explorar los vínculos entre dieta y salud es fundamental para el establecimiento de las bases de un buen funcionamiento del sistema inmunológico. Reforzar las defensas, a través de lo que comemos, se ha vuelto indispensable, si queremos que nuestro sistema inmune actúe con eficiencia. Incluir en la dieta ciertos nutrientes puede mejorar la inmunidad ante agresiones externas. Es Uno de los pilares básicos para estar fuertes y combatir las agresiones externas.

La relación entre las defensas y una buena salud intestinal

¿Cómo actúan en nuestro organismo, estos nutrientes?

Su modo de acción se basa en el refuerzo y la optimización del funcionamiento del sistema inmune. Además, algunos de estos compuestos naturales, gracias a su elevado potencial antioxidante, llevan a cabo actividades de eliminación de radicales libres y actúan como antiinflamatorios y reparadores de las mucosas. Es importante saber que más del 65% de las células inmunes en el cuerpo se encuentran en el intestino. Depurar el intestino y mantener una buena salud intestinal, consumiendo los alimentos adecuados, es fundamental para tener unas defensas fuertes.

Depurar el intestino y mantener una buena salud intestinal, consumiendo los alimentos adecuados, es fundamental para tener unas defensas fuertes

Los datos epidemiológicos sugieren que la ingesta de alimentos ricos en ciertos fitoquímicos pueden protegernos contra las enfermedades y agresores externos como son los agentes infecciosos. Alimentos como las bayas de saúco, de grosellero, los arándanos… y en general los frutos rojos, los contienen. Estos compuestos tan importantes para fortalecer la inmunidad, también actúan como grandes antioxidantes, que nos ayudarán al control de la inflamación.

La inclusión en la dieta de frutos rojos afecta de forma positiva a nuestras mucosas, tanto a la respiratoria como a la intestinal

Las bayas de saúco y de grosellero negro son dos indispensables por sus propiedades medicinales asociadas a su contenido en polifenoles, o compuestos con propiedades antioxidantes, antinflamatorias e incluso antivirales, de demostrada eficacia.  La inclusión en la dieta de estos frutos rojos, afecta de forma positiva a nuestras mucosas, tanto a la respiratoria como a la intestinal, y actúan contrarrestando el estrés oxidativo, contribuyendo también a la reducción de la inflamación y a la reparación de las mucosas dañadas por una infección. Los concentrados de bayas de saúco y grosellero negro podemos encontrarlos en forma de jarabe balsámico unidos también a otras sustancias de interés para nuestro sistema respiratorio e inmunológico, como son: el propóleo, los extractos de plantas como el tomillo, el gordolobo, el regaliz y los aceites esenciales como el eucalipto radiata, la ravintsara y el mirto. La combinación de todos ellos puede constituir una buena ayuda para potenciar nuestras defensas y combatir a los agresores externos.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición.

Compartir en:
Publicado el

Alimentos fortalecedores en otoño

Ya la vuelta al cole superada, nos vamos adaptando a menos horas de luz y a la bajada otoñal de temperaturas, pero aun así nuestro organismo nos pide prevención y fortalecer las defensas.

¿Cómo? Aportando verduras y frutas con mayor densidad y fortalecedoras de nuestro sistema inmune.

Los tubérculos que habíamos minimizado en verano, van cogiendo poco a poco mayor protagonismo y aparecen en forma de nabo, calabaza, boniato y chirivía,ideales para ser utilizadas en ensaladas tibias con poder más saciante y ” calorífico”, así como en caldos y cremas de verduras reconfortantes.

Estas verduras de raíz son consideradas “yang” en la medicina china es decir, de energía contractiva, manteniendo así  el calor interno en el organismo. Es lo que pide el cuerpo en ésta época del año, retener más calor sin dejar tampoco de consumir verduras de hoja verde más refrescantes, formando así un perfecto equilibrio. De hecho, el otoño se caracteriza por cambios de temperatura constantes, y la dieta debe ir a acorde con ello. De hoja verde, son de temporada la escarola, alcachofas, la col kale (y otras crucíferas), totalmente combinables en ensaladas templadas con calabaza o boniato cocidos por ejemplo.

Otra exquisitez de temporada son las setas. Especialmente las setas shiitake, maitake y reishi, y la seta calabaza con elevado poder antiinflamatorio, antioxidante y antiviral. Son consideradas alimentos anti-cáncer y cardiosaludables. Se pueden consumir en salteados, cremas  o incluso, algunas de ellas, crudas o marinadas. Aportan un sabor particular, y proporcionan una buena fuente de vitaminas del grupo B, imprescindible para nuestro sistema nervioso.

 

Otro regalo que nos ofrece el otoño son las castañas. Se trata de un fruto seco que nos aporta hidratos de carbono estables en sangre, proporcionándonos una energía duradera, disminuyendo así las ganas de picotear a lo largo del día. Son antioxidantes, y aportan magnesio, fósforo y hierro. A destacar su poder prebiótico al contener  un tipo de fibra llamada inulina, siendo ésta uno de los alimentos favoritos de nuestra flora intestinal, tan determinante para nuestra salud e inmunidad. Las castañas pueden consumirse asadas, en mermeladas, como relleno, en cremas de verduras (de cebolla por ejemplo), o en repostería en forma de harina apta para celíacos, siendo ésta libre de gluten.

Los caquis, nutritivos, bajos en grasa y ricos en betacaroteno, cuidan de nuestra piel, mucosas y sistema inmunológico.  Su fibra soluble combate el estreñimiento, aunque si se consumen sin estar en su punto de madurez,  pueden llegar a ser astringentes y comportarse entonces como  un antidiarreico. Son ideales para hacer mermeladas, natillas, en batidos y tartas, con frutos secos o solos, consumidos con una simple cuchara.

La granada en cambio es ligera, depurativa y diurética. También rica en fibra soluble, saciante y reguladora del tránsito intestinal. Su poder antioxidante, tonificante y revitalizante la convierte en gran  aliada en épocas de cansancio y agotamiento. Al ser rica en vitamina C, nos ayuda a combatir virus a la vez que aportar un efecto anti-aging a nuestra piel. Combina con un sinfín de platos, con muesli o porridge y yogur vegetal, en ensalada con escarola o berros, en arroces o quínoa en forma de ensaladas frías, en salsas saladas y especiadas, o en versión dulce en forma de helados y sorbetes.

Este otoño adopta tus aliados fortalecedores de temporada, y disfruta del cuidarte ¡desde dentro hacia fuera!

Autora: Mareva Gillioz, Dietista y Coach nutricional, especializada en Naturopatía

Compartir en: