Publicado el

ADIÓS EXCESOS, HOLA RUTINA

Ya estamos de vuelta, se acaba la Semana Santa y toca volver a la rutina. El puente pasa muy rápido pero parece que se nos ha olvidado como volver a organizar los horarios y las comidas.

El cuerpo te pide poner orden después de los excesos y los viajes, algunas personas vuelven con kilos de más o de menos, otras han sufrido estreñimiento o descomposición. Es hora de ponerle remedio. ¿Cómo? Te aconsejo que sigas estos 3 consejos:

1) Planifica tus menús semanales: aprovecha que la despensa, la nevera y el congelador están vacíos para empezar con buen pie. Piensa platos que gusten a toda la familia que se adapten al ritmo de vida que lleváis. Lo primero es tener claro los elementos que tiene que tener una comida principal para ser equilibrada: vegetales + hidratos de carbono complejos + proteínas. Te pongo a continuación una tabla a modo ejemplo para distribuir los alimentos:

Grupos de alimentos

Comidas

Cenas

Vegetales

Ensalada.

Verdura o puré.

Hidratos de carbono complejos

Pasta, arroz o pan.

Pasta de sopa, patata o pan.

Proteína

Carne blanca, carne roja, legumbres, soja y derivados, etc.

Pescado, marisco,  tempeh, huevo, etc.

Postre

Yogur o fruta.

Yogur o fruta.

2)Organizar la compra: Una vez hecho el menú de la semana, haz la lista de la compra en función de éste. Ceñirte a comprar en base a tus menús semanales es un muy buen ejercicio para empezar y no caer en improvisaciones poco saludables. Otro punto muy importante es no ir a hacer la compra con hambre!! así nos evitaremos comprar cosas que no nos beneficiarán, si no lo tenemos a mano no “caeremos en la tentación”.

3)También debes tener en cuenta la actividad física. Ahora que viene el buen tiempo, aprovecha para ir a andar, dar paseos después de comer, subir por las escaleras en vez de usar el ascensor, volver a tu rutina de ejercicios previamente establecida, apuntarte a esas clases de yoga, pilates o zumba que tanto querías…. Todo cuenta!!

Otros consejos:

  • Cocciones y platos: intentar variar los alimentos que eliges y los tipos de cocciones que realizas. Por ejemplo, en vez de hacer un hervido o una menestra puedes atreverte a saltear las verduras al wok con un poco de salsa de soja o de hacer unas espinacas con pasas y piñones. Prueba el pescado al papillote, al horno, al vapor o en su jugo, añádele especias y limón para darle nuevos sabores. ¿Se pueden hacer rebozados o fritos? Sí, pero intenta no comerlos más de 1 vez a la semana. Si preparas un puré o unas lentejas, puedes hacer raciones de más para tener para otro día.
  • Intenta ponértelo fácil para que cocinar día a día no te quite más tiempo del que desees, por ejemplo, deja en la nevera la carne y el pescado limpios que vayas a consumir en un máximo de 2 días y congela el resto en raciones individuales. Compra productos ya preparados de buena calidad como legumbres cocidas, tomate triturado o pelado, bolsas de ensalada limpia, etc. Recuerda que para descongelar un producto lo más aconsejado es sacarlo el día antes del congelador y dejarlo descongelar en la nevera en un recipiente con rejilla y tapa.

En conclusión, llevar una dieta sana y variada no tiene por qué ser complicado, pero requiere planificación. Volver a la rutina alimentaria y deportiva es la mejor manera de combatir los quilos de más y restablecer un tránsito intestinal adecuado.

Compartir en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *