Publicado el

HUMMUS DE LENTEJAS ROJAS Y CALABAZA ASADA

¿Sabíais que existen muchas variedades de lentejas? Las hay de distintos colores y tamaños, pero me gustaría hablaros de una variedad muy especial: las lentejas rojas, también conocidas como lentejas coral.

Se trata de una variedad de lenteja pequeña que, a diferencia de las lentejas más típicas, están peladas y partidas. Además, al no tener piel, precisan de un tiempo de remojo previo menor y son mucho más rápidas de cocinar.

Como todas las legumbres, las lentejas rojas contienen hidratos de carbono de calidad, proteínas de origen vegetal, fibra y hierro, además, las lentejas rojas son muy digestivas!

Este tipo de lentejas son muy utilizadas en la cocina hindú para preparar el conocido masoor dahl, una sopa de lentejas rojas preparada con especias y algunos vegetales. Pero también las podemos usar para preparar ensaladas, cremas, currys, estofados o patés vegetales.

Quiero compartir con vosotros un hummus que me encanta, preparado con una base de lentejas rojas y calabaza asada. Una combinación digestiva y deliciosa que nos viene fenomenal ahora que empieza la temporada de calabazas. Aunque si no os gusta esta verdura dulce, también la podéis sustituir por zanahoria, cocinándola de la misma forma.

Lo podéis usar para dippear con unos crudités (zanahoria, calabacín, pepino, apio, endivias…), palitos, o si lo prefieres, para acompañar unas verduras a la plancha o un arroz integral.

¡Espero que lo disfrutéis!

INGREDIENTES

  • ½ taza de lentejas rojas 
  • 1 taza de agua mineral
  • 125 g de calabaza pelada
  • ½ cucharadita de postre de comino en polvo
  • 1 cucharada sopera de tahín tostado
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • unas gotitas de zumo de limón
  • sal marina

ELABORACIÓN

1. Precalentar el horno a 180ºC.

2. Cortar la calabaza a trozos pequeños y colocar en una bandeja para horno con aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal marina.

3. Hornear unos 20 minutos.

4. En un cazo pequeño, agregar una taza de agua y llevar a ebullición.

5. Lavar las lentejas rojas y añadirlas al cazo cuando el agua empiece a hervir.

6. Añadir una pizca de sal marina, tapar y cocinar a fuego bajo durante unos 15 minutos (hasta que estén cocidas y no quede agua).

7. Colocar las lentejas cocidas en un procesador de alimentos junto con la calabaza asada, tahín, comino, aceite, unas gotitas de zumo de limón y una cucharadita de sal. Triturar hasta obtener un paté homogéneo.

8. Dejar enfriar antes de servir.

9. Disfrútalo con unos snacks , crudités…

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir en:
Publicado el

Las propiedades de los cereales: el mijo

Esta entrada forma parte de una serie de entradas que vamos a escribir en el blog sobre los cereales y sus propiedades. En esta entrada hablaremos del mijo.

mill

El mijo es un alimento que pertenece al grupo de los cereales. La característica este cereal es que es apto para celíacos ya que no contiene gluten.  Por tanto, es un cereal que el organismo digiere fácilmente y que no causa hinchazón en el estómago.

En cuanto a sus nutrientes, decir que es una gran fuente de carbohidratos de alto índice glucémico lo que nos permite obtener energía utilizable rápidamente. Es un excelente alimento para incluir en nuestra dieta diaria ya que una alimentación equilibrada se basa en un aporta de entre el 55% y 60% de carbohidratos.

El mijo también posee un alto contenido en fibra, lo que ayuda a que en el organismo se den las condiciones adecuadas para la eliminación de sustancias perjudiciales para nuestro cuerpo como el exceso de colesterol en sangre. Además ayuda en la disminución de la glucosa en sangre así como los ácidos grasos.

Otro de los nutrientes que con más cantidad se haya presente en este cereal es el magnesio. El magnesio es un importante nutriente porque ayuda a mejorar el tono muscular y neuronal, tanto en la trasmisión de los impulsos del sistema nervioso como en la contracción y relajación de los músculos. Además, la presencia de magnesio refuerza el sistema óseo y la dentadura. Ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares ya que mantiene estable el ritmo cardíaco y la presión arterial, protege las paredes de los vasos sanguíneos y actúa como vasodilatador, evitando la formación de coágulos.

Otro de los nutrientes con mayor presencia en el mijo es el fósforo. El fósforo ayuda a la formación y desarrollo de los huesos y los dientes, igual que el magnesio. también ayuda a la secreción de la leche materna, la división y metabolismo celular o la formación de tejidos musculares. Su presencia en las membranas celulares del cerebro favorece la comunicación entre las células, mejorando el rendimiento intelectual y la memoria.

Debido a su aporte de hierro, el mijo colabora en la renovación de las células sanguíneas, clave para el transporte de oxígeno desde los pulmones al resto de órganos y músculos. El aporte de hierro al cerebro es fundamental también para la mejora en la capacidad de aprendizaje. Su aporte previene las enfermedades, ya que aumenta las defensas del cuerpo y mejora su sistema inmunológico. Previene estados de fatiga o anemia. Por último, el hierro es un nutriente clave para el crecimiento y fortalecimiento del cabello, las uñas y la piel. Por eso es recomendable ingerir el mijo en caso de hábitos alimenticios inadecuados, durante la menstruación o el embarazos o tras una gran pérdida de sangre.

 y sin él no podrían funcionar el sistema nervioso central, el control de la temperatura corporal o la glándula tiroides, siendo además saludable para la piel, el cabello y las uñas. Este alimento resulta muy beneficioso para el organismo en situaciones de carencia de hierro, ya sean como consecuencia de hábitos alimenticios inadecuados, la menstruación o el embarazo, o tras sufrir una gran pérdida de sangre.

Por último, el mijo es un cereal que, aparte de los nutrientes que hemos destacado con anterioridad, es rico en vitamina B, vitamina B9, vitamina B6, vitamina B2, ácidos grasos poliinsaturados, zinc, vitamina B3, proteínas, potasio, vitamina E, yodo, ácidos grasos monoinsaturados, selenio, ácidos grasos saturados, agua, calcio y sodio.

En la actualidad, es un cereal que no se utiliza mucho en las cocinas convencionales por eso queremos daros algunas ideas de platos que podéis preparar en casa para incluir este alimento. Son recetas sencillas y nutritivas, que probablemente hayáis preparado en casa, pero con diferentes ingredientes. Esperamos que os animéis a hacer alguna de estas recetas y nos enseñéis los resultados.

Mijo con verduras y salsa de zanahorias

receta-vegana-mijo

Bolas de mijo con salsa de pepino y hierbabuena

recetamijo

Para más información sobre las propiedades del mijo podéis visitar la página Ecoagricultor. Las recetas nombradas con anterioridad están sacadas de dicha página.

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies