Publicado el

AZÚCARES: CÓMO INTOXICAMOS A LOS NIÑOS SIN SABERLO

Los científicos advierten del peligro de bebidas azucaradas y productos procesados que reducen la esperanza de vida de los menores

BEATRIZ PORTINARI
4 SEP 2016

Todo empieza con los cereales industriales, galletas o magdalenas del desayuno y el sándwich con zumo envasado que metemos en la mochila para el recreo. Que se suma a una lata de bebida carbonatada, batidos, algún bollo industrial para la merienda y en ocasiones pizza, salchichas, hamburguesas y sus salsas, conservas o cualquier otro producto procesado que nos permite solucionar rápido una cena. Las prisas hacen que no nos fijemos en la cantidad de azúcar añadido que estamos sumando gratuitamente a la dieta de los más pequeños y pone en riesgo su salud. No se trata solo de caries y obesidad, sino de las enfermedades derivadas que -según la comunidad científica- van a provocar la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres por los malos hábitos alimentarios.

“El problema que tenemos en España es una falta de conciencia crítica y falta de costumbre de leer e interpretar los etiquetados de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen “sin azúcar añadido” son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad. Es imposible que un zumo envasado no lleve algún edulcorante. La legislación del etiquetado debería ser más restrictiva para que obligase a las compañías a declarar la cantidad de estos compuestos y su riesgo para la salud”, señala la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Y añade: “Con estos malos hábitos, que estamos inculcando a los niños, ponemos en riesgo su salud. Hay tipos de obesidad muy dañinos que tienen signos menos evidentes: no se trata solo de coger unos kilos. Además de la tremenda tasa de obesidad infantil que tenemos, los estudios han demostrado que estos azúcares añadidos aumentan las posibilidades de sufrir síndrome metabólico y enfermedades derivadas como cardiopatías, hipertensión, diabetes y cáncer que reducirán su esperanza de vida”.

¿Sabemos realmente a cuántas cucharas de azúcar equivalen los productos que consumimos? La respuesta es no. En muchas etiquetas solo se advierte en general la presencia de sacarosa, fructosa, dextrosa, pero no la cantidad exacta. Algunas iniciativas -como esta cuenta de Instagram- señalan la equivalencia, pero recomiendan revisar siempre el etiquetado. Por ejemplo, una cucharada de salsa de tomate para hamburguesa equivale a cuatro cucharas de azúcar, mientras un refresco contiene entre 20 y 30.

La muerte edulcorada

La Asociación Americana de Corazón acaba de publicar en la revista Circulation el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, con la recomendación de reducir en niños el consumo de azúcares añadidos -sólidos o líquidos-a menos de 25 gramos al día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharitas de azúcar. La investigación, dirigida por Miriam Vos, experta en nutrición y profesora asociada de pediatría en la Escuela Universitaria de Medicina de Emory (Atlanta, Georgia), también recomienda reducir el consumo de bebidas azucaradas a menos de 23 centilitros semanales. Una sola lata ya contiene 33 centilitros.

Estos datos siguen la línea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2015 lanzó una directriz mundial para reducir la ingesta de “azúcares libres” (distintos de los “intrínsecos” y saludables que encontramos de forma natural en frutas y verduras) al 10% y 5% de la ingesta calórica total. También confirman las advertencias del estudio publicado el año pasado que cifraba en más de 180.000 muertes anuales derivadas del consumo de bebidas azucaradas. Precisamente un equipo de investigadores españoles pertenecientes a la red CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III acaba de publicar en la revista Journal of Nutrition un informe en el marco del Estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que señala directamente a las bebidas azucaradas -incluyendo bebidas light y zumos de fruta envasados- como causantes del aumento del riesgo a sufrir síndrome metabólico.

“Estamos en un contexto casi de tintes bélicos en el que observamos por una parte a las empresas con intereses económicos en la industria azucarera y de productos procesados, que nos fuerzan a consumir más azúcar a pesar de conocer las enfermedades metabólicas que vamos a sufrir en un futuro. Y por otra parte tenemos las administraciones con su política de brazos caídos que no controlan ni legislan para evitar este consumo masivo”, advierte Juan Revenga, Biólogo miembro de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) y profesor de Ciencias de la Salud de la Universidad de San Jorge.

Los científicos no dejan de lanzar advertencias y demostrar los peligros de estos productos, pero ¿por qué nadie interviene ni controla el consumo de esta droga legal? Revenga encuentra un motivo claro: el dinero. “Cuando los directivos de estas empresas se han planteado reducir los compuestos nocivos ven que reducen también los ingresos. Les interesa dar al consumidor lo que este pide: más azúcar, más beneficios. El colmo está en los acuerdos entre hospitales y laboratorios que se dejan financiar por cadenas de comida rápida, colegios que aceptan máquinas de vending porque las marcas les van a construir un polideportivo o el caso más irónico: el Plan Havisa (Hábitos de Vida Saludables), publicitado por el gobierno y financiado por un grupo de empresas de productos procesados. Lo más sangrante es que estos empresarios y políticos no consumen esos productos porque saben los riesgos que conllevan, como se explica en el demoledor libro Adictos a la comida basura del Premio Pulitzer Michael Moss”, afirma Revenga, que en su blog ha denunciado varios casos de esta intoxicación edulcorada y lo asemeja al surrealismo de un hipotético congreso de bomberos financiado por pirómanos.

Impuestos contra el azúcar

¿Qué pueden hacer las familias para evitar este consumo masivo de azúcar? Los nutricionistas encuentran una solución clara: más compras en el mercado de proximidad y menos en el supermercado. Los “alimentos silenciosos”, como frutas, verduras y pescados, no necesitan un etiquetado que justifique su composición. Son la única forma de evitar los compuestos añadidos disimulados que se encuentran en los productos procesados. “En consulta encuentro a madres que me dicen que solo dan un zumo envasado a su hijo para merendar, con la esperanza de que sea sano. ¿Cuánta cantidad de fruta real contiene? Muy poca. No nos podemos dejar engañar. La mejor forma de consumir fruta es a mordiscos o zumos exprimidos en casa. Si a una dieta equilibrada con más verduras añadimos pasta, legumbres y arroz aportaremos el azúcar de lenta absorción que va a garantizar el aporte de energía necesario para los niños. No como los picos de azúcar de todos esos productos artificiales que además tienen poco contenido alimenticio”, explica María Jesús Pascual, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca de Madrid.

Ante la epidemia de obesidad infantil algunos países como México, Francia o Italia han puesto en marcha impuestos elevados sobre productos edulcorados para reducir su consumo. Reino Unido impondrá esta medida a las bebidas azucaradas dentro de dos años. En España estos impuestos ni están ni se les espera por las presiones de la industria alimentaria: el lobby azucarero es más fuerte que la presión social y el compromiso político para proteger la salud de los niños.

Compartir en:
Publicado el

Las semillas de chía

Las semillas de chía son originarias de Centroamérica y eran consumidas por  el pueblo indígena hace más de 6.000 años. Como curioso: las semillas de chía fueron usadas como moneda en México durante los años 1500 a.C y 900 a.C. También se usaba para obtener lo que se denominaba ‘agua fresca de chía’, esto es, agua mezclada con las semillas, y se utilizaba como bebida isotónica.

En la actualidad, las semillas de chía son objeto de por ser uno de los alimentos con mayor cantidad de Omega 3 y su capacidad para retener agua gracias a sus mucílagos. También se investiga la introducción de las semillas en la dieta de los animales de granja para obtener un mayor aporte de Omega 3 en huevos y lácteos.

La chía se consumir de distintas maneras: haciendo harina de chía, aceite de chía, como semillas, etc.

 

Composición nutricional de las semillas de chía

El mayor nutriente que aportan las semillas de chía son los carbohidratos. Casi el 50% de la semilla son carbohidratos complejos y fibra soluble –conocida como mucílago-. Por eso la chía aumenta de peso hasta cuatro veces cuando se mezcla con agua, y queda una textura en forma de gel. En el estómago, este gel es una barrera que hace que los alimentos se absorban más lentamente, lo que evita que haya un pico rápido de insulina que luego nos deje sin azúcar en sangre. Por tanto, también tiene un gran poder de saciedad.

Es un alimento altamente beneficioso para, pero también para deportistas que quieran que la ingesta de carbohidratos sea absorbida más lentamente para proporcionar una energía más sostenida. Como también se ha nombrado, tiene un gran aporte de fibra soluble que mejora el tránsito intestinal, lo que la convierte en un remedio natural contra el estreñimiento.

semillas_de_chia_detalle_de_granos

En cuanto a su aporte de proteínas es de aproximadamente 16/100 grs, una cantidad superior a la de cereales como el arroz o el maíz. Además, contiene la proteína lisina, un aminoácido deficitario en todos los cereales. Es perfecta para combinar con otro cereal, por ejemplo, la quinoa o el arroz. Pero además, puede ser ingerida por celíacos ya que al contrario que los cereales, no contiene gluten.

Por último, destacar su alto aporte del ácido graso esencial Omega 3 (en forma de precursor: ácido alfa-linolénico). Junto con el lino, es una de las semillas con más en este ácido, lo que lo hace un alimento ideal para vegetarianos y veganos con niveles de colesterol elevados o que quieran cuidar su salud cardiovascular.

Otros nutrientes en las semillas de chía son: la fibra, la vitamina E, ácido fólico, niacina, calcio, zinc, cobre o manganeso.

La chía se tomar de múltiples formas: se puede fabricar aceite de chía, harina de chía hacer deliciosos postres, añadir en yogures, en ensaladas, en platos elaborados, en jugos, zumos y batidos. La ración diaria recomendada de esta semilla gira en torno a los 15-20 g (1-2 cucharadas) para evitar malestares gastrointestinales. La receta que hoy os proponemos es un batido de fresa con semillas de chía.

Batido de fresa con semillas de chía

semillas_de_chia_chia_en_la_alimentacion

Ingredientes

  • 1 yogurt natural
  • ½ vaso de leche
  • 2 cucharaditas de semillas de chía
  • Fresas frescas troceadas

Elaboración

Mezclar todos los ingredientes en el vaso de la batidora y triturar. Verter en un bol y a disfrutar!

Compartir en: