Publicado el

El lobby alimentario se disfraza de bio

Merxe Morales

Creado por Merxe Morales

Los productos ecológicos no son perfectos. Hay formulaciones en alimentos procesados bio  que no están al cien por cien equilibrados. Algunos tienen demasiadas grasas (aunque sean de origen orgánico)  son grasas, llevan  aceite de palma, harinas refinadas, demasiado azúcar…
Pero lo que nunca habíamos visto hasta ahora en un herbolario o en una tienda de alimentos saludables es la venta de azúcar blanco. Nunca. Es un producto impensable. Descartado de las despensas de los que buscan salud.
Y lo ha tenido que lanzar la empresa Azucarera.  Bajo mi punto de vista porque hay una enorme confusión de conceptos.

El consumidor ecológico no quiere azúcar blanco.

¿O es que por ponerle la etiqueta  ecológica se bendice al azúcar refinado?  Sigue siendo una sustancia adictiva, con un peligroso  índice glucémico de 60 y 0% minerales,  vitaminas y nutrientes.

Como dice el Doctor Mercola: “La muerte a causa del azúcar podría no ser una exageración. Hay evidencias que sugieren que el azúcar es un FACTOR PRINCIPAL en enfermedades crónicas y obesidad”.

El azúcar es un producto adictivo de uso común que alimenta las células del cáncer, desencadena el aumento de peso y promueve el envejecimiento prematuro.

Aquí podéis ver el artículo completo del Doctor Mercola con los 76 principales peligros que conlleva su consumo. 

Y esto está pasando porque la gran industria alimentaria convencional, que hasta ahora ha demostrado estar poco preocupada por la salud de los consumidores (podemos listas miles de productos poco o nada respetuosos con la salud) está entrando en el mercado ecológico lanzando sus propios aceites, cereales, galletas, mermeladas o panes.

Pero ¿se producen bajo el mismo concepto?

¿Qué conciencia hay detrás de una empresa que fabrica azúcar blanco ecológico cuando hasta la propia Organización Mundial de la Salud insta a reducir su consumo?

¿Qué sentido tiene poner en los lienales BIO este producto?

Sembrará confusión entre algunos. Y unos pocos lo llevarán a su cesta de la compra. Pero no serán los consumidores informados.

Y ya tengo una buena lista de productos ecológicos lanzados por SOS, La Masía, Gullón, Hero, Dulcesol...  Os los voy a compartir aquí mismo

¿Qué os parece que los grandes de la alimentación empiecen a producir ecológico? ¿Os da la misma confianza? Me interesa mucho lo que pensáis sobre esto.

 

Compartir en:
Publicado el

AZÚCARES: CÓMO INTOXICAMOS A LOS NIÑOS SIN SABERLO

Los científicos advierten del peligro de bebidas azucaradas y productos procesados que reducen la esperanza de vida de los menores

BEATRIZ PORTINARI
4 SEP 2016

Todo empieza con los cereales industriales, galletas o magdalenas del desayuno y el sándwich con zumo envasado que metemos en la mochila para el recreo. Que se suma a una lata de bebida carbonatada, batidos, algún bollo industrial para la merienda y en ocasiones pizza, salchichas, hamburguesas y sus salsas, conservas o cualquier otro producto procesado que nos permite solucionar rápido una cena. Las prisas hacen que no nos fijemos en la cantidad de azúcar añadido que estamos sumando gratuitamente a la dieta de los más pequeños y pone en riesgo su salud. No se trata solo de caries y obesidad, sino de las enfermedades derivadas que -según la comunidad científica- van a provocar la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres por los malos hábitos alimentarios.

“El problema que tenemos en España es una falta de conciencia crítica y falta de costumbre de leer e interpretar los etiquetados de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen “sin azúcar añadido” son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad. Es imposible que un zumo envasado no lleve algún edulcorante. La legislación del etiquetado debería ser más restrictiva para que obligase a las compañías a declarar la cantidad de estos compuestos y su riesgo para la salud”, señala la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Y añade: “Con estos malos hábitos, que estamos inculcando a los niños, ponemos en riesgo su salud. Hay tipos de obesidad muy dañinos que tienen signos menos evidentes: no se trata solo de coger unos kilos. Además de la tremenda tasa de obesidad infantil que tenemos, los estudios han demostrado que estos azúcares añadidos aumentan las posibilidades de sufrir síndrome metabólico y enfermedades derivadas como cardiopatías, hipertensión, diabetes y cáncer que reducirán su esperanza de vida”.

¿Sabemos realmente a cuántas cucharas de azúcar equivalen los productos que consumimos? La respuesta es no. En muchas etiquetas solo se advierte en general la presencia de sacarosa, fructosa, dextrosa, pero no la cantidad exacta. Algunas iniciativas -como esta cuenta de Instagram- señalan la equivalencia, pero recomiendan revisar siempre el etiquetado. Por ejemplo, una cucharada de salsa de tomate para hamburguesa equivale a cuatro cucharas de azúcar, mientras un refresco contiene entre 20 y 30.

La muerte edulcorada

La Asociación Americana de Corazón acaba de publicar en la revista Circulation el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, con la recomendación de reducir en niños el consumo de azúcares añadidos -sólidos o líquidos-a menos de 25 gramos al día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharitas de azúcar. La investigación, dirigida por Miriam Vos, experta en nutrición y profesora asociada de pediatría en la Escuela Universitaria de Medicina de Emory (Atlanta, Georgia), también recomienda reducir el consumo de bebidas azucaradas a menos de 23 centilitros semanales. Una sola lata ya contiene 33 centilitros.

Estos datos siguen la línea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2015 lanzó una directriz mundial para reducir la ingesta de “azúcares libres” (distintos de los “intrínsecos” y saludables que encontramos de forma natural en frutas y verduras) al 10% y 5% de la ingesta calórica total. También confirman las advertencias del estudio publicado el año pasado que cifraba en más de 180.000 muertes anuales derivadas del consumo de bebidas azucaradas. Precisamente un equipo de investigadores españoles pertenecientes a la red CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III acaba de publicar en la revista Journal of Nutrition un informe en el marco del Estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que señala directamente a las bebidas azucaradas -incluyendo bebidas light y zumos de fruta envasados- como causantes del aumento del riesgo a sufrir síndrome metabólico.

“Estamos en un contexto casi de tintes bélicos en el que observamos por una parte a las empresas con intereses económicos en la industria azucarera y de productos procesados, que nos fuerzan a consumir más azúcar a pesar de conocer las enfermedades metabólicas que vamos a sufrir en un futuro. Y por otra parte tenemos las administraciones con su política de brazos caídos que no controlan ni legislan para evitar este consumo masivo”, advierte Juan Revenga, Biólogo miembro de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) y profesor de Ciencias de la Salud de la Universidad de San Jorge.

Los científicos no dejan de lanzar advertencias y demostrar los peligros de estos productos, pero ¿por qué nadie interviene ni controla el consumo de esta droga legal? Revenga encuentra un motivo claro: el dinero. “Cuando los directivos de estas empresas se han planteado reducir los compuestos nocivos ven que reducen también los ingresos. Les interesa dar al consumidor lo que este pide: más azúcar, más beneficios. El colmo está en los acuerdos entre hospitales y laboratorios que se dejan financiar por cadenas de comida rápida, colegios que aceptan máquinas de vending porque las marcas les van a construir un polideportivo o el caso más irónico: el Plan Havisa (Hábitos de Vida Saludables), publicitado por el gobierno y financiado por un grupo de empresas de productos procesados. Lo más sangrante es que estos empresarios y políticos no consumen esos productos porque saben los riesgos que conllevan, como se explica en el demoledor libro Adictos a la comida basura del Premio Pulitzer Michael Moss”, afirma Revenga, que en su blog ha denunciado varios casos de esta intoxicación edulcorada y lo asemeja al surrealismo de un hipotético congreso de bomberos financiado por pirómanos.

Impuestos contra el azúcar

¿Qué pueden hacer las familias para evitar este consumo masivo de azúcar? Los nutricionistas encuentran una solución clara: más compras en el mercado de proximidad y menos en el supermercado. Los “alimentos silenciosos”, como frutas, verduras y pescados, no necesitan un etiquetado que justifique su composición. Son la única forma de evitar los compuestos añadidos disimulados que se encuentran en los productos procesados. “En consulta encuentro a madres que me dicen que solo dan un zumo envasado a su hijo para merendar, con la esperanza de que sea sano. ¿Cuánta cantidad de fruta real contiene? Muy poca. No nos podemos dejar engañar. La mejor forma de consumir fruta es a mordiscos o zumos exprimidos en casa. Si a una dieta equilibrada con más verduras añadimos pasta, legumbres y arroz aportaremos el azúcar de lenta absorción que va a garantizar el aporte de energía necesario para los niños. No como los picos de azúcar de todos esos productos artificiales que además tienen poco contenido alimenticio”, explica María Jesús Pascual, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca de Madrid.

Ante la epidemia de obesidad infantil algunos países como México, Francia o Italia han puesto en marcha impuestos elevados sobre productos edulcorados para reducir su consumo. Reino Unido impondrá esta medida a las bebidas azucaradas dentro de dos años. En España estos impuestos ni están ni se les espera por las presiones de la industria alimentaria: el lobby azucarero es más fuerte que la presión social y el compromiso político para proteger la salud de los niños.

Compartir en:
Publicado el

La dieta es la clave para tener una buena salud física

El ejercicio es una de las dos o tres claves para que las personas consigan tener una buena salud física y mental. Sin embargo, no es la más importante, como se nos ha hecho creer. La clave para evitar la obesidad, problemas intestinales, alergias e intolerancias es cuidar la salud a través de una buena alimentación.

Es el exceso de azúcar y de carbohidratos simples que ingerimos lo que está detrás del aumento de obesidad de la población. Por tanto, no es el ejercicio. El ejercicio es una parte fundamental para mantener a raya enfermedades cardiovasculares, la diabetes o la demencia, pero las dietas hipercalóricas son las máximas responsables del aumento de nuestro peso.

adicción-a-la-comida-basura

En los últimos 30 años la obesidad se ha disparado y los niveles de actividad física en la población occidental se han mantenido. Esto hace que la causa de la obesidad señale a una inadecuada alimentación y no a la falta de actividad física. Sin embargo, la obesidad solo es la punta del iceberg cuando hablamos de las consecuencias de una mala alimentación. De hecho, que una alimentación poco saludable es la causante de muchas enfermedades es un hecho que pasa desapercibido a la mayor parte de la población, y lo que es más grave, a aquellas personas de la sociedad que podrían ayudar a difundir el peligro de una alimentación incorrecta; esto es, médicos, políticos, periodistas, etc.

En lugar de un mensaje basado en un cambio en los hábitos de alimentación, se difunde el mensaje de mantener un peso saludable a través de una dieta hipocalórica, basada en una bajada de la ingesta de las calorías. Sin embargo, no se incide en que no es tan importante la bajada de calorías como de que nutriente vienen esas calorías. Si las calorías que ingerimos provienen de alimentos o productos con un alto contenido en azúcares simples, nuestro cuerpo tiende a almacenar esos hidratos de carbono que no quemamos en forma de grasa. Además, esto provocará un pico de insulina durante el cuál nos sentiremos satisfechos. El problema es que cuando los niveles de azúcar en sangre disminuyan -lo que ocurre poco tiempo después de ingerir carbohidratos simples-, volveremos a tener hambre y a querer ingerir más azúcares, con lo cual, acabaremos consumiendo más calorías de las que necesita nuestro cuerpo.
En cambio, si las calorías provienen de las proteínas, nuestro cuerpo las asimilará y permitirá que nuestros músculos se nutran y crezcan. Sin embargo, no debemos sobrepasarnos tampoco en nuestro consumo de proteínas hará que el riñón trabaje en exceso y a la larga, pueda tener consecuencias negativas. Y por último, las calorías también pueden provenir de las grasas. Las calorías de las grasas, al contrario de lo que se ha establecido en la sociedad, induce a plenitud y saciedad.
1

Un análisis publicado en PLoS One, reveló que por cada 150 calorías de azúcar de más que ingerimos, se produce un aumento de casi 11 veces en la prevalencia de diabetes tipo 2 en comparación con las mismas calorías obtenidas a través de la grasa o la proteína. Y ello, independientemente de la actividad física y del peso de la persona. De hecho, un trabajo publicado en Nutrition concluyó que una restricción de carbohidratos en la dieta es la fórmula más eficaz para reducir la aparición del síndrome metábolico. El síndrome metabolico es el conjunto de factores que pueden darse en una persona (como resistencia a la insulina, obesidad, etc.), y que pueden causar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Esto no quiere decir que los carbohidratos deban desaparecer de nuestra alimentación, pero no debemos abusar de ellos. Los carbohidratos son esenciales para aquellas personas que practican deporte habitualmente, sobre todo para deportistas que hacen una práctica intensa del mismo. Sin embargo, recientemente, se ha alzado una nueva corriente que aboga por una dieta con un alto contenido en grasas. Es lo que se conoce como la dieta cetogénica. La dieta cetogénica consiste en reducir la ingesta de carbohidratos al mínimo y aumentar la ingesta de grasas. De esta forma, el cuerpo entra en un estado cetogénico en el que, para mantener activo el organismo, tira de la grasa y no de los hidratos, con lo cual, al hacer ejercicio se quema directamente de la grasa porque no hay glucógeno del que alimentarse.

Por tano, los mensajes saludables difundidos por la industria de la alimentación deben cambiar. Pero no solo eso, también hay que educar a la población sobre sus hábitos alimenticios y los efectos de una mala alimentación para la salud. Si se mejora el entorno alimentario de las personas, éstas tomarán decisiones individuales que favorecerán su salud física.

Compartir en: