Publicado el

ALIMENTOS FERMENTADOS

Dele a su intestino un abrazo con alimentos fermentados

Cuando se trata de entender el rol de las bacterias en nuestra salud, considere esto – somos más bacterias de lo que somos humanos. Un equilibrio sano de las bacterias en nuestro intestino gobierna el funcionamiento de muchos sistemas incluyendo al sistema inmune y metabolismo. Juega un rol crítico en nuestro humor y función cerebral – y nos ayuda a mantener nuestro tamaño corporal.

La salud del intestino es central en cada aspecto de la salud. Es a través de nuestro sistema digestivo que absorbemos todo lo bueno de nuestra comida, un proceso que es esencial para la vida.

Aun así hoy, mucha gente sufre de una amplia variedad de enfermedades con base intestinal, las cuales pueden tener un impacto de amplio alcance en muchas otras áreas de nuestra salud.

Los alimentos fermentados son como un gran abrazo para nuestro intestino y algo maravillosamente nutritivo para su alimentación, ya sea que haya experimentado disfunción intestinal o no.

Los alimentos fermentados son alimentos que han pasado por un proceso de lacto fermentación en el cual las bacterias naturales se alimentan de los azúcares y almidones en los alimentos creando ácido láctico.

Este proceso preserva los alimentos y produce enzimas benéficas, vitaminas B, ácidos grasos omega-3 y son una fuente de probióticos.

La fermentación de muchos alimentos también podría preservar el contenido nutritivo de la comida y ayuda haciendo que la comida sea más fácil de digerir. Esto junto con los probióticos creados durante el proceso de fermentación explica la relación entre el consumo de alimentos fermentados y una digestión mejorada.

¿Qué Tipo de Alimentos Fermentados Existen?

Kombucha

Un té efervescente fermentado que tiene una buena mezcla de diferentes tipos de bacterias. Sin embargo, es importante leer la etiqueta cuando se compran marcas comerciales ya que muchas pueden tener un alto contenido de azúcar.

Sauerkraut

Probablemente el alimento fermentado más barato y delicioso, la col fermentada es fácil de preparar en casa.

Pepinillos Caseros
Los pepinillos preservados en vinagre de manzana ofrecen un gran impulso digestivo.

Yogurt de coco

Una forma deliciosa y genial de obtener muchas enzimas y probióticos.

Miso

El miso está hecho de granos de soya fermentados y granos, es una buena fuente de minerales esenciales como el potasio.

¿Por Qué Alimentos Fermentados?

Además del hecho de que generalmente saben deliciosos, hay un gran número de razones por las cuales son geniales para su salud y una inclusión nutritiva a su dieta.

  • Probióticos: los alimentos fermentados como los listados arriba introducirán bacterias benéficas en su sistema digestivo y le ayudarán a equilibrar las bacterias en su intestino. Los probióticos le podrían ayudar a mejorar la salud de su intestino, ayudar en la digestión y apoyar a la función del sistema inmune.
  • Mejora la absorción: tener un buen equilibrio de las bacterias intestinales y suficientes enzimas digestivas le ayudará a absorber más de los nutrientes en los alimentos que come. Equilibre esto con una dieta rica en alimentos reales y podrá absorber muchos nutrientes más de los alimentos que come.
  • Barato: Incorporar alimentos fermentados comprados puede ser costoso, sin embargo muchos alimentos fermentados pueden ser hechos en casa fácilmente y son una forma extremadamente efectiva para impulsar la salud de sus entrañas.
Compartir en:
Publicado el

¿Qué es el kéfir? (II)

Hoy venimos con la segunda entrada relacionada con el kéfir. Si en la entrada anterior os hablábamos de qué era, cómo se elaboraba y de dónde provenía, en esta segunda entrada nos vamos a centrar en las propiedades y los beneficios de incluir el kéfir como un alimento de consumo habitual en nuestra dieta.

462

Propiedades del kéfir

Su composición nutricional es considerada de alto valor, de igual odo que es considerada la leche de la cual proviene y otros derivados lácteos. Aunque sí que existen pequeñas variaciones entre estos productos. Por ejemplo, si comparamos el kéfir, con la misma cantidad de leche entera y con un yogur entero, a nivel de calorías nos aportan casi la misma cantidad de energía.

Si comparamos la cantidad de macronutrientes, como las proteínas y las grasas, también comprobaremos que los niveles son similares. Sin embargo, la diferencia entre el kéfir y el yogur con respecto a la leche reside en los niveles de carbohidratos. Debido a la fermentación que sufre el producto al elaborarse, disminuye la cantidad de lactosa al transformarse en ácido láctico por tanto, tiene menos contenido en azúcares.

También hay una diferencia nutricional con respecto a la cantidad de agua que tienen tanto el kéfir como la leche, con respecto al yogur. Tanto la leche como el kéfir tienen mayor contenido de agua, con lo que se precisará un mayor volumen consumido de alimento, lo cual provoca una mayor saciedad, antes de que se cubran las necesidades nutritivas requeridas.

En cuanto a los micronutrientes, el kéfir contiene vitamina A, vitaminas del grupo B, vitamina E, y minerales como potasio, calcio, fósforo, sodio y magnesio. Estas vitaminas y minerales aparecen en la misma cantidad tanto en el kéfir como en el yogur y la leche.

Beneficios de consumir kéfir

  • Mejora el tránsito intestinal y aumenta nuestras defensas: gracias a la acción fermentadora de las bacterias y levaduras del kéfir, obtenemos un efecto probiótico que propician una flora intestinal beneficiosa para el estado de nuestros intestinos, así como su protección.
  • Proteínas digeribles: su efecto probiótico aumenta el valor biológico de las proteínas originarias de su materia prima, es decir, las proteínas de la leche. Al estar parcialmente digeridas gracias a la fermentación, se encuentran en forma de aminoácidos, que son mucho más fáciles de digerir.
  • Grasa en el kéfir: la cantidad de grasas dependerá del tipo de leche utilizada para su elaboración, pudiendo ser leche entera, semidesnatada, desnatada o vegetal. Si se elabora a partir de agua, la cantidad de grasas se reducirá, ya que esta no contiene ningún tipo de grasas.
  • Azúcar en el kéfir: propicia una mayor tolerancia al azúcar originario de la leche, la lactosa, debido a que gracias al proceso de fermentación, éste reduce su contenido al transformarse en ácido láctico.
  • Las vitaminas del kéfir ayudan a digerir bien la glucosa: por su contenido en vitaminas resulta beneficioso su consumo ya que nos ayuda a asegurar la ingesta de vitaminas, importantes para un buen funcionamiento del metabolismo de la glucosa.
  • Reduce la acidez: los minerales que contiene el kéfir lo hacen un alimento adecuado para su consumo por su efecto calcificante y como alimento basificante (rebaja la acidez del organismo). Esta capacidad se basa en su riqueza en calcio, magnesio, manganeso y zinc. El kéfir es un alimento alcalino capaz de contrarrestar la acidez de otros alimentos muy ácidos como la mayoría de los alimentos de naturaleza animal, bebidas alcohólicas y otros de naturaleza vegetal.
Compartir en:
Publicado el

¿Qué es el kéfir? (I)

El kéfir es un alimento similar al yogur ya que se obtiene por fermentación de la leche a través de levaduras y bacilos. El bacilo más utilizado es el Lactobacillus acidophilus y la principal levadura es el hongo Saccharomyces kefir.

En ambos caso -kéfir y yogur- se producen dos alimentos derivados de la fermentación de la leche, y por tanto, éste proceso aumenta la digestibilidad y su tolerancia inicial respecto al de la leche. Es decir, ambos alimentos se digieren mejor que la leche y originan menos problemas.

Además, tienen efectos beneficiosos en el tracto intestinal al aportar microorganismos vivos que ayudan a regenerar y mantener en óptimas condiciones la flora intestinal, evitando también la proliferación de bacterias perjudiciales para nuestro organismo.

462

Diferencia entre el kéfir y el yogur

La principal diferencia reside en el tipo de microorganismos utilizados y la fermentación que producen, siendo la del yogur exclusivamente láctica y la del kéfir una reacción ácido-alcohólica. Al utilizarse también diferentes microorganismos, también varía su resultado. En el kéfir, no solo se produce una transformación de la lactosa en ácido láctico, sino que también obtenemos alcohol etílico y dióxido de carbono.

Origen del kéfir

El kéfir es originario de los países Caucásicos, en concreto de sus montañas, dónde se elabora este producto desde hace miles de años. De hecho, se le considera la leche fermentada más antigua que conocemos. Se empezó a expandir primero por Europa, pero en la actualidad su uso y su consumo es en todo el mundo.

¿Cómo se utiliza el kéfir?

En primer lugar, es necesario conseguir las cepas. Estas cepas no se pueden comprar en el supermercado, sino que han sido cultivadas. Una vez se han obtenido las cepas, se introducen en un recipiente que se pueda cerrar, junto con la leche y se deja a temperatura ambiente durante un día como mínimo, hasta que empiece a fermentar. Las medidas suelen ser dos cucharadas de cepas de microorganismos por cada medio litro de leche, preferiblemente fresca.

Dependiendo de si queremos un sabor más intenso o no, se dejará reposar por más tiempo o se añadirá mayor cantidad de cepa. Una vez terminado el proceso de fermentación y reposo, se cuela el líquido y se separa de las cepas del kéfir.

A las cepas se les podrá añadir más leche con posterioridad, para que se haga mayor cantidad de producto.

Tipos de kéfir

  • Kéfir de leche: es el más conocido y el más consumido. Se elabora a partir de la leche, debido a que tiene un sabor más agradable y más semejante al del yogur.
  • Kéfir de agua: ideal para aquellas personas que no deseen consumir leche porque realizan una alimentación exenta de ella o de lácteos. Al elaborarse a partir de agua, resulta aún más tolerable para el organismo. A parte de la diferencia del tipo de fermentación, las cepas son las mismas.
  • Kéfir de té o ‘kombucha: las cepas del kéfir de kombuha son diferentes, y también se realiza mediante un proceso de fermentación diferente al que ya hemos explicado. La fermentación se realiza sin tapar el recipiente que contiene el alimento en reposo, lo cual le confiere particularidades propias y aumente las posibilidades de su contaminación. Por tanto, en este último caso, hay que tener especial cuidado con la higiene.

¿Qué tiene el kéfir?

Las cepas que se utilizan para la elaboración del kéfir son unos microorganismos que debido a su semejanza, se considera que contienen efectos probióticos muy parecidos a los del yogur. Dichos probióticos son producidos gracias a las bacterias y hongos que contiene que propician una flora intestinal beneficiosa para una adecuada salud de los intestinos.

¿Cómo debe conservarse el kéfir?

Es necesario que siempre esté sumergido en un medio o recipiente húmedo donde pueda reproducirse sin problemas. Este medio puede ser el agua o la leche, del tipo que consideremos que se adapta mejor a nuestras necesidades.

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies