Publicado el

LOS BENEFICIOS DEL ACEITE DE COCO SON INNEGABLES

  •     

    Últimamente, parece que el aceite de coco ha recibido una gran cantidad de publicidad y por muchas razones diferentes. Tiene una serie de usos sorprendentes, sin duda como un alimento, pero posee muchos otros beneficios relacionados con la salud. Algunos de ellos son bastante sorprendentes.

    Es por eso que el aceite de coco parece haber pasado de “¿Qué es esto?” a “¡un superalimento!” ya que las personas de todo el mundo hacen un balance de lo que puede hacer por ellos.

    Con respecto a la cuestión nutricional, los ácidos grasos presentes en el aceite de coco confieren varios beneficios para la salud, incluyendo una mejor función cerebral, estimula el metabolismo corporal, genera energía y ayuda a eliminar el exceso de grasa corporal.

    Estos beneficios han sido obtenidos por los habitantes de las poblaciones que consumen regularmente grandes cantidades de aceite de coco.

    El Aceite De Coco Tiene Ácidos Grasos Que le Son Beneficiosos

    Es posible que haya escuchado que aunque alguna vez se pensó que la grasa saturada era la principal causa de las enfermedades cardiacas, ahora se sabe que no solo es beneficiosa sino vital para tener una buena salud.

    Las buenas noticias son que: el aceite de coco es una de las mejores fuentes de grasas saturadas en el planeta. De hecho, alrededor del 90 % del contenido de grasa en el aceite de coco es grasa saturada.

    En vez de obstruir sus arterias, al dañar su sistema coronario y ponerle en una vía rápida hacia un derrame cerebral, ha surgido nueva información en un notable metaanálisis,1 el cual no mostró evidencia significativa de que las grasas saturadas causaran alguno de los anteriores, sino que de hecho le son muy beneficiosas.

    El aceite de coco contiene triglicéridos de cadena media que pueden tener beneficios terapéuticos para las personas con ciertos trastornos cerebrales, epilepsia, e incluso puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer.2

    Las Personas Han Evolucionado con el Uso de Aceite de Coco

    Como puede observar en las civilizaciones de todo el mundo que han consumido el aceite de coco durante décadas e incluso siglos, en relación a la cuestión médica, claramente existe una diferencia entre aquellos individuos y los individuos denominados “iluminados” de los países de primer mundo.

    ¡Parecen estar más saludables! Como por ejemplo, las personas de las poblaciones polinesias como los de Tokelau y Pukapuka, donde las personas tienden a comer una gran cantidad de coco, fueron examinadas en relación a su alto consumo de grasas saturadas y bajos niveles de colesterol y sacarosa.

    Los investigadores descubrieron que “las enfermedades vasculares son poco comunes en ambas poblaciones y no hay evidencia de que el alto consumo de grasas saturadas tenga un efecto perjudicial”.3

    Otro ejemplo de ello es la población Kitevan en Nueva Guinea, cuya alimentación colectiva no fue alterada por los hábitos alimenticios del mundo occidental. Además de comer una gran cantidad de tubérculos, frutas y pescado, las personas también consumen coco como un importante alimento básico.

    Ninguna de las personas involucradas en el estudio4 informó derrames cerebrales, muerte súbita, debilidad, enfermedades cerebrales, o dolor de pecho relacionado con el trabajo pesado. No se presentaron enfermedades de las arterias coronarias en ningún lugar

    La única deducción que se puede hacer es que, en vez de estar afectado, enfermo y débil, muchas poblaciones de todo el mundo han logrado mucho mejores resultados con sus alimentos tradicionales al complementar con abundante aceite de coco, que otros lugares “progresistas” del mundo.

    Los Triglicéridos, la Grasa y ¿Dónde Se Encuentran?

    No importa a dónde viaje, prácticamente todos los lugares fueron influenciados por la alimentación occidental, y no en el buen sentido.

    Donde exista obesidad en grandes proporciones de la población, hay una muy buena probabilidad de que encontrará hábitos alimenticios erróneos y destructivos como una alimentación baja en grasa junto con la carne CAFO (operaciones concentradas de alimentación animal) demasiado procesada, e insuficientes cantidades de vegetales y fuentes de grasa saludables.

    Algunos creen que todo gira en torno al consumo de calorías; sin embargo, las personas que han prestado atención a los alimentos que son realmente saludables y los que no lo son, entienden que esto no es realmente el caso. Esto es acerca de la sustancia que se encuentra detrás de las calorías.

    Los ácidos grasos de cadena media o triglicéridos (MCT) en el aceite de coco representan alrededor de dos tercios de sus ácidos grasos totales. En la explicación:5

    “Las grasas alimenticias son moléculas formadas por átomos de carbono individuales, vinculados a las cadenas que varían de 2 a 22 átomos de carbono de longitud. Los ácidos grasos de cadena larga (LCT) que varían de 12 a 18 átomos de carbono de largo son la forma de grasa predominante en la alimentación de la población en los Estados Unidos.

    Por el contrario, los MCT se componen de solo 6 a 10 enlaces de carbono. Debido a su corta longitud de cadena, los MCT tienen un número de propiedades únicas que les dan ventajas sobre los LTC más comunes”.

    La conclusión es que, cuando come alimentos con alto contenido de triglicéridos de cadena media, su cuerpo obtiene beneficios.

    Un buen ejemplo: cuando fue analizada la función metabólica de siete hombres saludables en relación con los triglicéridos, los científicos determinaron que la sustitución a largo plazo de los alimentos de cadena media por unos de cadena larga “produciría pérdida de peso si el consumo de energía se mantenía constante”.6El beneficio potencial es la significativa pérdida de peso.

    Los Microorganismos Son Destruidos Por el Aceite de Coco

    El ácido láurico en el aceite de coco representa aproximadamente la mitad de los ácidos grasos. En el proceso de digestión, el aceite de coco se transforma en un monoglicérido llamado monolaurina. Ambas sustancias pueden exterminar a los patógenos dañinos, tales como hongos, bacterias y virus.

    El Staphylococcus aureus y una causa común de infección por levaduras, la Candida albicans, fueron dos de los patógenos más notorios que estos compuestos del aceite de coco fueron capaces de erradicar en un estudio7 y la candida en otro.8

    El aceite de coco también funciona contra las infecciones por hongos, como el pie de atleta y la tiña. Incluso la European Journal of Pediatrics, informó investigaciones que demuestran que la mezcla de aceite de coco y anís fue casi dos veces tan eficaz como la loción de permetrina comúnmente prescrita (y tóxica) para el tratamiento contra piojos de la cabeza.

    De acuerdo con el análisis:9

    “El aerosol fue el remedio significativamente más exitoso (41/50, 82.0 %) en comparación con la permetrina (21/50, 42.0 %…). De acuerdo con el protocolo el éxito respectivamente fue de un 83.3 % y de 44.7 %”.

    ¿Desea Bajar de Peso? El Aceite de Coco Reduce el Apetito

    Muchas personas pagan bastante en busca de una sustancia que verdaderamente detenga su apetito para comer menos y perder peso. ¡Cuán fortuito que el aceite de coco realmente pueda hacer eso por usted! El verdadero proceso está relacionado con la forma en que son metabolizados los ácidos grasos que consume.

    Los cuerpos cetónicos, producidos cuando el cuerpo descompone la grasa para obtener energía, son un combustible alternativo para su cerebro. Son producidos mientras digiere el aceite de coco.

    Los estudios en hombres que consumen la mayoría de los MCT en el desayuno encontraron que comieron menos en general a la hora del almuerzo.10 Los que comían la mayor cantidad de MCT consumieron un promedio de 256 calorías menos diariamente.11

    La alimentación cetogénica, que presenta baja cantidad de carbohidratos y alto consumo de grasa, tiene aplicaciones en relación al tratamiento de una serie de problemas de salud. De manera significativa, se demostró que reduce los ataques epilépticos en niños resistentes a los medicamentos,12 así como en otras personas con epilepsia.

    En el Centro para Investigación de la Obesidad en Nueva York de la Universidad de Columbia, los investigadores informaron que:13

    “El consumo del aceite de triglicéridos de cadena media, como parte de un plan de pérdida de peso, mejora la pérdida de peso en comparación con el aceite de oliva y por lo tanto se puede incluir exitosamente en una alimentación para perder peso. Por lo que, los pequeños cambios en la calidad del consumo de grasas pueden ser útiles para aumentar la pérdida de peso”.

    El Aceite de Coco Puede Mejorar Sus Niveles de Colesterol en la Sangre

    Como fue comentado anteriormente, el coco es rico en grasas saturadas saludables, pero esto no disminuye la salud de su perfil de lípidos en la sangre como las industrias médicas y alimentarias han intentado decirle durante décadas. De hecho, las grasas saturadas elevan el colesterol HDL (bueno), mientras transforman su LDL. De acuerdo con los datos:14

    “Un alto consumo de grasas saturadas… está vinculado con mayores concentraciones de un LDL más alto, enriquecido con colesterol y esto se produce en relación con los menores niveles de actividad de la HL [lipasa hepática]”.

    Consumir aceite de coco ayuda a mantener los niveles óptimos de colesterol. Un estudio que incluyó a 40 mujeres mostró que cuando se compara contra del consumo de aceite de soya, el aceite de coco aumenta el HDL y disminuye la proporción de LDL a HDL, mientras reduce la circunferencia de la cintura.

    Por otra parte, el aceite de soya produjo que disminuyera la cantidad de HDL beneficioso.15

    El Aceite de Coco Como Artículo de Tocador, Limpiador–Incluso Como Repelente de Insectos

    Si no ha tenido la oportunidad de explorar todos los usos extraordinarios del aceite de coco, podría tener una agradable sorpresa. Además de su capacidad para fomentar la salud cardiaca y suprimir el riesgo de derrame cerebral, ha demostrado fortalecer su sistema inmunológico incluso para lograr una piel suave y flexible.

    El aceite de coco funciona bien como un limpiador facial y se desempeña como una excelente crema de afeitar. Al aplicarlo en el cabello seco y muerto durante 15 minutos ayuda a restaurar el brillo y la humedad perdida.

    A pesar de que no proporciona el remanente sabor mentolado del cual la mayoría de las pastas dentales están orgullosas, al utilizarlo antes de dormir no solo ayuda a refrescar el aliento, sino a matar a las bacterias que causan la placa y otros problemas, sin fluoruro (y si extraña el sabor a menta, simplemente añada unas gotas de aceite esencial de menta).

    Si busca un desodorante natural que dure y no plantee posibles riesgos para la salud por causa del aluminio añadido, mezcle completamente:

    • 3 cucharadas de aceite de coco orgánico
    • 3 cucharadas de almidón de maíz no transgénico o polvo de arrurruz
    • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
    • 2 gotas del aceite esencial de su elección, o una pizca de polvo de clavo de olor

    En cuanto al repelente de insectos, una buena receta combina el aceite de coco con un aceite esencial de alta calidad, tal como menta, bálsamo de limón, romero, árbol de té o de vainilla, que podría ayudar a evitar que los insectos piquen, en lugar de aplicar aerosoles tóxicos como el N,N-Dietil-meta-Toluamida (DEET, por sus siglas en inglés).

    Lo Que No Conoce Que Podría Causarle Daño

    Por el contrario, a pesar de toda la verificación clínica, el Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPI, por sus siglas en inglés)16 todavía mantiene que “no existe buena evidencia” de que el aceite de coco realice cualquiera de las funciones anteriores.

    Incluso la CSPI contradice las recomendaciones de que las personas cambien sus aceites vegetales, incluyendo al aceite de canola, por el aceite de coco, para tener una mejor salud.

    En otro movimiento claramente ignorante, la CSPI cayó en la colaboración con la industria de la biotecnología para beneficiarse del anuncio de que “el miedo” a los transgénicos es “irracional” y que los alimentos transgénicos son “seguros para consumirlos”.

    Al mismo tiempo, se publicó una declaración firmada por 300 científicos, investigadores, médicos y académicos, la cual sostenía que las declaraciones de seguridad de los transgénicos han sido “falsamente perpetuadas”. Claramente, alguien no dice la verdad o no ha hecho su debida diligencia para averiguarlo.

    Eso no es la única discrepancia en el mundo de la pseudociencia que pretende tener interés en la salud humana.

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se adelantó con una declaración de que, a partir del 2018, los aceites parcialmente hidrogenados (grasas insaturadas) ya no estarían permitidos en los alimentos a no ser que fueran autorizados por el organismo debido a los posibles riesgos para la salud.

    Sin embargo, la FDA estaba a la vanguardia para conseguir grasas insaturadas en el mercado en la década de 1980.

    En la década de 1980, en realidad la CSPI encabezó una campaña exitosa contra el uso de grasas saturadas saludables, al pregonar a las grasas insaturadas como una alternativa más saludable, y de esta manera tomó su postura oficial contra el aceite de coco con escepticismo.

    A pesar de los opositores, la verdadera ciencia se manifiesta. El aceite de coco fue sometido a pruebas que demuestran que sus beneficios son, de hecho, innegables.
    Dr. Mercola
    Mercola
    mar, 10 ene 2017 14:20

    Fuentes y Referencias

    7 J Bacteriol: 2000 May; 182(9):2668-71

  • 8 J Med Food: 2007 June; 10(2):284-7
  • 9 Eur J Pediatr.; 2010 Jan.;169(1):55-62
  • 10 Am J Cin Nutr.: 1998 Aug:68(2):226-34
  • 11 Int J Obes Relat Metab Disord. 1996: May;20(5):435-44
  • 12 The Lancet June, 2008
  • 13 Am J Ckin Nutr: 2008 March;87(3):621-6
  • 14 Am J Clin Nutr: 1998 May; 103(5) 828-836
  • 15 Lipids: 2009 July; 44(7):593-601
  • 16 CSPI June 2012
Compartir en:
Publicado el

LO QUE NADIE TE DICE DE LOS CHAMPUS Y CREMAS DE BAÑO

El Nacional
mar, 08 sep 2015 02:14 UTC

Uno de sus ingredientes podría causar serios problemas en la piel

Imagen

© El Nuevo Día
    

Anualmente gastamos millones de dólares en champú, acondicionadores, jabones y geles para usar en la ducha y la tina pero ¿cuál es el costo real de estos productos? ¿Deberíamos preocuparnos por el efecto de lo que nos echamos en el cuerpo para limpiarnos?

El doctor Chris van Tulleken se prestó para un estudio de la Universidad de Bath, Inglaterra, sobre los químicos presentes en nuestras rutinas de higiene personal y cuidado de la piel para responder a estas preguntas.

Hoy en día, muchos de nosotros eliminamos los aceites, la grasa y la mugre de nuestra piel una, dos o tres veces al día, usando champú, jabón o geles.

Acto seguido, nos aplicamos cremas humectantes para reemplazar esos aceites y grasas.

¿Se trata de un círculo sin fin de irracionalidad o algo más serio? ¿Estamos haciendo algo que puede ser malo para nosotros?

Laurisulfato sódico

Las cremas humectantes, los champús y los geles de ducha, como muchos otros limpiadores que tenemos en nuestros hogares, contienen detergentes.

Esos compuestos químicos no sólo ayudan a sacar la grasa, aceite y mugre de nuestros cuerpos sino que también son usados para emulsionar los componentes de los productos para lavar, lo cual es necesario para estabilizar las mezclas y mantenerlos en forma de crema.

No obstante, Richard Guy, del Departamento de Farmacia y Farmacología de la Universidad de Bath, encontró que el laurisulfato sódico (SLS), un poderoso detergente presente en un gran número de champús y jabones, puede causar severas irritaciones de la piel y reducir su capacidad de funcionar efectivamente cuando se deja en contacto con cutis sanos.

La investigación de Guy sucede a la hecha por algunos laboratorios que demostraron que la crema Acuosa BP, una crema emoliente que hasta hace poco era usada comúnmente para tratar el eczema, hacía que en muchos pacientes la condición empeorara.

El SLS fue identificado como el químico irritante en este producto.

El experimento

Para explorar más los efectos del SLS, se utilizó en forma líquida y en una concentración más baja que la que contienen la mayoría de nuestros productos higiénicos, y se mantuvo en contacto con la piel del brazo de Chris van Tulleken durante 6 horas al día por tres semanas.

Van Tulleken prestó su cuerpo para el experimento.

Guy midió el índice de pérdida de agua de su piel antes del experimento y al final de éste.

El índice de pérdida de agua de la piel es una medida confiable de la efectividad del cutis como una barrera, de manera que un aumento en la pérdida indica un daño.

Al final del experimento, la pérdida de agua en la piel de Van Tulleken se había más que triplicado: de 9g de agua por metro cuadrado de piel por hora al principio a 33 g/m²/hr.

Para Guy, tal cambio en la pérdida de agua es casi equivalente a estar a mitad de camino de perder completamente la capa superior de la piel.

Se piensa que el SLS irrita la piel al perturbar los aceites naturales que mantienen su integridad. Eso no sólo causa un daño directo, sino que además reduce la capacidad de la piel para repeler alérgenos -como el mismo SLS- que pueden provocar reacciones como el eczema.

Van Tulleken también prestó su cuerpo para poner a prueba la segunda fase de nuestra rutina de limpieza: la crema humectante.

Examinamos los efectos de una crema común tras lavarse con jabón y lo comparamos con lo que ocurría cuando no la usaba.

Cuando se midió la pérdida de agua de las dos áreas de la piel, no hubo ninguna diferencia.

Según este resultado, la crema humectante no beneficia a la piel.

Aunque está lejos de ser un experimento científico riguroso, la experiencia confirmó una sospecha de Van Tulleken: que el uso de las cremas humectantes se ha convertido en un hábito sólo debido a la necesidad de aliviar los efectos dañinos de los detergentes en nuestra piel.

Casi todos los productos para la piel, incluidas las cremas humectantes, contienen algún tipo de detergente, incluso aquellos que no son tan poderosos o perjudiciales como el SLS.

Así que, si tienes la piel sensible o eres propenso a sufrir de eczema, es posible que reducir tu contacto con el SLS te ayudará.

Hay varios productos para la piel que no contienen SLS, aunque no todos lo hacen notar. Fíjate en la lista de ingredientes o pregunta en las tiendas, pues algunas mantienen una lista de productos sin ese detergente para ayudar a sus clientes.

Comentario: El SLS se conoce también con los siguientes nombres: Laurilsulfato de sodio, lauril éter sulfato de sodio, dodecilsulfato de sodio, Genapol LRO o Texapon 5.

Algunas personas han experimentado eliminar el shampoo de sus vidas con buenos resultados:

Renovar el cabello con vinagre de manzana (Video)

Compartir en:
Publicado el

COSMETICA “VERDE”

Cosmética ‘verde’: ecofriendly sí, ingenuo no

“Se impone la moda “verde” a pasos agigantados y no siempre resulta más cara que la convencional, pero el consumidor lo tiene complicado a la hora de elegir. A nivel de cosmética (y de muchos otros sectores) no es lo mismo eco, bio o natural.”

Qué es que

En España se considera en general que según el porcentaje de lo que se denomina “activos naturales”, nos referimos a diferentes tipos de cosmética. Si un producto tiene un 99% de componentes naturales (que no salen de un laboratorio) pertenece a la llamada cosmética biológica o Bio Cosmética. Si tiene al menos un 50 %, hablamos de Eco Cosmética. Y cuando contienen algún ingrediente vegetal (sin importar el método de cultivo) son Productos Naturales. Los Eco y Bio no pueden contener nada que provenga de cultivos expuestos a pesticidas o abonados químicamente. Por definición, tanto la Eco cosmética como la Bio son Naturales, pero NO todo lo que lleva etiqueta de Natural es Bio o Eco.

Es fundamental tener en cuenta esta diferenciación a la hora de elegir. En este cada vez más amplio y competitivo mercado de lo que se engloba con el término ecofriendly (amigo de lo ecológico) la oferta se multiplica, “no es oro todo lo que reluce” y la publicidad no siempre cuenta todo lo que debería. Pero en general, las etiquetas de marcas reconocidas y otras no tanto pero que hacen las cosas bien (tanto internacionales como nacionales), sí son muy específicas y llevan sellos que diferencian una tendencia de otra.

Los productos cosméticos Eco y Bio no contienen aditivos (como el triclosán o los parabenos), ni colorantes, ni conservantes, ni fragancias de síntesis, ni materias primas provenientes del sacrificio de animales, ni productos derivados del petróleo (como la parafina) y en el proceso de experimentación y prueba, no han sido usados animales. Son saludables, no contienen sustancias tóxicas o irritantes y tanto su fabricación como su uso, resultan respetuosos con el medio ambiente.

Diversificación de la oferta

Desde el boom de lo ecofriendly, los cosméticos también han tendido hacia lo natural. Siempre hubo (y los hay en la actualidad) productos que incluyen entre sus componentes principales el aloe, la miel, la rosa mosqueta y un casi infinito etcétera, pero también contienen aditivos, colorantes y diferentes sustancias de origen más o menos incierto para el consumidor común, que no tiene por qué saber química para identificar los ingredientes de la crema de manos que quiere adquirir.

Las etiquetas de los productos de cosmética (y de la mayoría de lo ecofriendly) deben especificar con claridad los ingredientes y poseer alguno de los sellos que avalan dicha composición y categorización. El problema más grave es que los consumidores deben acudir a establecimientos especializados si realmente deciden optar por lo Eco o lo Bio, por que la información que reciben de los medios puede resultar confusa y no suelen venderse a gran “escala”, salvo que sean de marcas de muy reconocido prestigio.

Existen muchas empresas españolas (e internacionales, obviamente) que producen este tipo de cosméticos con seriedad y convicción y que lo hacer de forma casi artesanal, para poder cumplir con las pautas que les permitan certificar sus productos como Bio o Eco, entre los que pueden encontrarse desde geles de baño, champús, tintes para el cabello, cremas corporales, dentífricos, pasando por diversos tratamientos para la piel como la leche limpiadora, los tónicos, exfoliantes y peelings, las cremas hidratantes, hasta productos específicos para niños y bebés.

Sellos de calidad

Ante la demanda de productos ecofriendly, nunca faltan los que se aprovechan de tal circunstancia y quieren hacernos pasar “gato por liebre”. Para tener la certeza de que lo que adquiere es realmente lo que busca, el consumidor debe cerciorarse que el producto elegido está certificado; esto quiere decir que su fabricación, sus componentes y a veces hasta el envase que lo contiene, cumple con determinadas normas. A continuación damos un listado de los sellos más frecuentes en el mercado español y europeo.

Sello Vida Sana: controla la integridad y trazabilidad de los productos Ecológicos y naturales.

Sello bio.inspecta: certifica la norma BioVidaSana

Sello de NATRUE: específico para la cosmética eco natural. Sus categorías son: “Natural”, “Natural c/ algún % de Ingredientes Ecológicos” y “Ecológico.

Sello COSMOS: tiene dos opciones: Cosmo Natural (95 % natural) y Cosmo Organic (95 % ecológico).

Sello COSMEBIO (Francia): sus sellos son Azul/Eco y Verde/Bio.

Sello BDIH  (Alemania): certifica una amplia gama de productos como Naturales (50 % de aceites de origen vegetal y aconseja el uso de un importante porcentaje de productos Eco).

Sello ECOCERT (Francia): categoriza como Natural y Ecológico.

Sello USDA: (EEUU) diferencia “Ingredientes Ecológicos” (- del 70 % de eco productos), “Hecho c/ Ingredientes ecológicos” (+ de 70% de eco productos) y 100 % Ecológico.

Fuente: ECOticias.com / Red / Agencias

Compartir en:
Publicado el

Los beneficios de usar cosmética natural ecológica

La cosmética ecológica ya es una realidad consolidada en países como Estados Unidos, Canadá  y otros países de Europa. Sin embargo, en España es un sector emergente y no del todo conocido, por lo que las marcas más conocidas son internacionales y las nacionales, están luchando por darse a conocer.

Pero… ¿cuál es la diferencia entre ecológico, biológico y orgánico?

En sentido estricto, la cosmética ecológica es únicamente una cosmética elaborada con ingredientes 100% naturales y ecológicos, y que no usa ningún elemento químico en su composición. Además la cosmética ecológica, biológica u orgánica (se pueden usar estos términos indistintamente) se basa en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear productos químicos de síntesis u organismos genéticamente modificados. Es decir, va más allá de la cosmética natural y nos protege y cuida el medio ambiente. Los ingredientes de la cosmética natural ecológica provienen de cultivos ecológicos, es decir, de cultivos dónde no se usan ni pesticidas, ni abonos sintéticos, ni se altera la temperatura del ambiente, etc.

The concern about the skin

Pero no solo su contenido respeta las normas ecológicas sino también su proceso de fabricación y sus envases, utilizando frascos reciclables, reduciendo las emisiones de CO2, etc. Esta garantía de producto ecológico se cumple con dos sellos: Ecocert, que garantiza la transparencia en los cosméticos orgánicos, y Cosmebio, que facilita los principios activos de origen orgánico, la transparencia y la sostenibilidad.

Sin embargo, aunque la cosmética natural ecológica puede contener ingredientes sintéticos y químicos, estos están sometidos a diferentes controles y exigencias de calidad para que no supongan un gran porcentaje del producto ecológico.

  • La cosmética natural ecológica utiliza un número muy restringido de ingredientes sintéticos muy suaves. Estos ingredientes se utilizan en una proporción pequeña en algunos productos, mientras que en otras se descartan completamente.
  • La cosmética natural no utiliza materias primas de origen animal, a excepción de las que se obtiene de los animales vivos como la miel o la leche. Y como resultado lógico entre los principios para su elaboración se encuentra el rechazo a las pruebas con animales.
  • La tecnología utilizada para la fabricación de los cosméticos sea respetuosa con el medio ambiente y socialmente responsable
  • Los envases deben ser reciclables y el factor local es determinante

Para confirmar que un producto es verdaderamente ecológico existen diferentes sellos y certificados oficiales: Ecocert y Cosmebio en Francia, Soil Association en Reino Unido o BDIH en Alemania. Aunque cada uno tiene sus criterios, en la actualidad se está trabajando para unir los cuatro sellos bajo uno solo.

ecocert

Los beneficios del uso de cosméticos naturales son: la mejor asimilación del producto por nuestra piel, son indicados para personas con pieles sensibles o alergias y reducimos la exposición de tóxicos y químicos agresivos que dañan nuestra piel.

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies