Publicado el

Avena

La avena es una planta perteneciente a la familia de las gramíneas. Es un cereal, al igual que el arroz, el trigo o el maíz. La planta de la avena alcanza hasta metro y medio de altura. Posee hojas lanceoladas de hasta 4 cm de longitud. Las flores aparecen en espigas, pero esta planta es más conocida por sus granos. Estos granos maduran sobre la espiga y alcanzan 1.5 cm. Su forma es alargada y estrecha. Nutricionalmente, la avena es el cereal más rico en proteínas y fibra y por su alto valor nutricional se ha convertido en un alimento adecuado para dietas de adelgazamiento (por su alto poder de saciedad) o en dietas para deportistas.

Tradicionalmente, se ha utilizado para alimentar a los animales por su riqueza en proteínas. Sin embargo, la avena es un producto altamente indicado para el consumo humano. Es el cereal que más proteínas contiene por detrás del trigo y es rico en grasas insaturadas, hasta el doble que las que contiene el trigo.

th

Beneficios para la salud de tomar avena

La avena es el único cereal que aporta fibras solubles e insolubles. La fibra insoluble es la que facilita y acelera el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Mientras la avena pasa por el intestino, las fibras capturan bilis, colesterol y residuos que luego expulsa, ayudando a depurar y limpiar el aparato digestivo.

Por otro lado, la fibra soluble, compuesta por lo betaglucanos, reduce el colesterol al dificultar su absorción intestinal. Por eso la avena es un alimento especialmente recomendado para personas con problemas de corazón, hipertensión o mala circulación, ya que ayuda a reducir el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares asociados a altos niveles de colesterol.

Otro de los efectos beneficiosos de la avena es su efecto prebiótico que estimula el crecimiento de bacterias saludables del intestino. Es muy beneficiosa para personas con hemorroides al aumentar el volumen de heces y facilitar su expulsión.

Estas propiedades se incrementan cuando se combina la avena con yogurt o alimentos con prebióticos, es decir, alimentos que contienen bacterias saludables. A la larga protegerá las membranas digestivas y estimulará las propiedades de la flora intestinal, entre ellas, la de aumentar la inmunidad.

Pero las ventajas de la fibra no son solo estas. Además, absorben elementos dañinos para el organismo que pueden producir cáncer en los intestinos y estrógenos, que parecen tener una importante vinculación con la aparición de cáncer de mama o en el síndrome menstrual.

Además de todos los beneficios que tiene para la salud, la avena también es beneficiosa como tratamiento contra las enfermedades digestivas como la acidez estomacal, dolor de estómago, gastritis, úlceras digestivas, colon irritable, o cólicos.

Y por último, la avena se ha convertido actualmente en una de las piezas claves de los planes para adelgazar. En una dieta para perder peso, la fibra de la avena resulta muy eficaz, y todavía más si utilizamos el salvado de avena (la cáscara que cubre el grano), donde hay mayor dosis de fibra.

Este cereal puede reforzar las propiedades para adelgazar, laxantes y reductoras del colesterol de algunas comidas con las cuales combina muy bien como sopas, que además de reducir el colesterol, ayuda a saciar el hambre. No hay que olvidar que además de la fibra que contiene, la avena es un cereal con alto contenido en ácido omega 6.

Receta con avena

La avena es un alimento que tiene mucha versatilidad. Lo puedes añadir a yogures, tomarlo en forma de cereales con leche (copos de avena), añadirlo a tus panes, a tus postres, ensaladas o batidos. También puedes hacer tortitas con harina de avena o sustituir la harina de avena por tu harina habitual a la hora de elaborar deliciosos postres. Una de las recetas más famosas es la de las gachas.

porridge

Ingredientes

250 ml de leche

30 gr copos de avena

15 gr de muesli /media manzana

6 pasas /dátiles/ pepitas de chocolate

Preparación

Esta receta admite muchas versiones pero la base es la misma. Pones leche a hervir y cuando este caliente, echas las gachas. Apagas el fuego y dejas que se hagan con el calor. Después colocas el resultado en un tazón y añades lo que quieras. Puedes echar un plátano a trocitos o una manzana. Y añadir muesli o dátiles, pasas o pepitas de chocolate.

Compartir en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.